domingo, 13 de marzo de 2016

22° Aniversario



Se aproxima el vigesimo segundo aniversario. Muchas gracias a nuestros seguidores de ayer y de hoy, los esperamos siempre.
Perseguimos renovar el espíritu de desafío y exploración, que junto al sentido gregario ha llevado al ser humano hasta los confines de nuestro planeta, escenario de esta increíble aventura, la de un puñado de hombres enfrentando la adversidad y a los elementos de la naturaleza, transformando a su paso el mundo, para concretar la paradoja de esta aventura, la construcción de la civilización.
Hoy, la eficiente pero compleja red de nuestra sociedad nos provoca revelarnos, anhelamos un retorno al sol, al viento, a la corriente de los ríos y al frío de las montañas, dejar atrás los muros y la seguridad de nuestro mundo previsible. Claro está, que no estamos preparados para abandonar en forma definitiva la contención del mundo tecnificado, y aún así, impetuosamente transitamos caminos que nuestros antepasados no hubiesen soñado hollar. Hoy sabemos, que ni siquiera nuestras mascotas y plantas domésticas, soportarían por mucho tiempo el contacto directo y permanente con los elementos de la naturaleza, aun así circunstancialmente nos exponemos a esas fuerzas indómitas de la Tierra, desafiando la adversidad; por nuestra voluntad o cuando ésta desborda la contención del muro tecnológico que nos rodea y protege. Es en esos casos que recurrimos al espíritu a veces adormecido, pero siempre latente que todos poseemos, el espíritu del explorador, que mora en nuestros sueños desde lostiempos de la niñez.
Debemos estudiar y prever los efectos de este reencuentro: por nuestra supervivencia y por la conservación del medio ambiente, ya que el soporte material de nuestra confortable existencia, lo tomamos de la tierra, explotando sus recursos y produciendo cantidades inmensas de residuos y daños de todo tipo, desequilibrando así nuestro hábitat, puesto de manifiesto entre otros fenómenos, a través del cambio climático.
Esperamos despertar inquietudes, acercarnos en forma consciente y respetuosa a la naturaleza, hacerlo dentro de una filosofía actual, realista y accesible, adaptada a los deportes de aventura en función de los requerimientos y expectativas de estos tiempos.
Estas actividades conforman la oferta concreta, abierta a toda la comunidad. Un proyecto superador de las limitaciones culturales, destacando la diversidad sobre la especializacion, la funcionalidad sobre la apariencia, seguros que el solo contacto induce a la innovación actitudinal y a una transformación positiva que tiene transferencia a todos los departamentos de la vida.

Toni Rodriguez
4 de abril de 1994

No hay comentarios: