viernes, 27 de febrero de 2009

martes, 10 de febrero de 2009

lunes, 9 de febrero de 2009

20 AMBIENTAL 09

Subir una montaña, subirla y bajarla, resulta insignificante frente al contacto directo con la destrucción de nuestro hábitat, y para ello no es necesario ir a la Antártida. Me resisto vigorosamente al suicidio, aun el colectivo, ya no caminamos a ciegas en terreno desconocido, muchos, la gran mayoría sabemos lo que hacemos, no vale culpar a terceros ni al destino. Lo pensé cuando me detuve frente a lo que queda de un glaciar en el norte de Patagonia, a unos 3500 m.s.n.m., en la base el cerro Domuyo de 4709 metros. No hace tanto tiempo en ese lugar se elevaban columnas de hielo azul y blanco, hoy aflora la piedra desnuda, parece que uno, incluso se acostumbra a estos cambios tan dramáticamente significativos, esto es un proceso que parece inexorable y por ello algunos permanecen en un confundido silencio, y de los que algo dicen, aun menos se ponen manos a la obra. Quiero ser uno de estos últimos, para ello pido que leas este correo y colabores con ideas, que hacer en este 2009?, se creativa/o, practica/o y escribime propuestas.


"Medio ambiente, que estamos haciendo con esta mitad que nos queda".
Son alarmantes los fenómenos que están ocurriendo, desde incendios, pasando por inundaciones hasta la falta de agua en tu propio jardín, la muerte de los sapos, la ceguera de algunas aves, pero más allá de esto es aun más impresionante escuchar a algunos lideres cuando nos alientan a seguir consumiendo, por que eso significa más trabajo y con ello resolveremos en parte la crisis económica, sin tener que cambiar ni un ápice nuestro confortable, inconsistente, insostenible e inconciente estilo de vida.
Quemar más combustible, embalsar mas ríos, dilapidar aun más recursos para vivir confortablemente, aun cuando está probado, aunque existen teorías discordantes, que el dióxido de carbono es responsable de la mayor parte de este cambio que afecta a toda la Tierra y que su emisión es consecuencia de la actividad incesante de la especie humana, es decir lo producimos nosotros.
Sin un cambio sustancial y masivo de nuestros hábitos o una reducción rápida del numero de habitantes, es poco probable que algo cambie, lo ultimo es difícil que ocurra, por lo tanto, pensemos en los cambios, y esos cambios son en la vida de cada uno, cada acción aporta, economizar agua, economizar energía, cuanto se puede hacer y no se hace, pongámonos a cambiar, pienso desde mi reducida perspectiva, desde la ignorancia que tal vez rodea estas palabras, hagámoslo antes que la misma Tierra imponga la segunda opción.

Toni Rodríguez